viernes, 26 de febrero de 2021

Tengo mucho trabajo que hacer!


Un día una persona subió a la montaña donde se refugiaba una mujer ermitaña que meditaba, y le preguntó:
- ′′Qué haces en tanta soledad?"
ella respondió:
′′Tengo mucho trabajo que hacer."
- ′′Y cómo consigues tanto trabajo? ... no veo nada aquí..."
- ′′Tengo que entrenar dos halcones y dos águilas, tranquilizar a dos conejos, disciplinar a una serpiente, motivar a un burro y domar a un león."
- ′′Dónde están? ... no los veo..."
- ′′Los tengo dentro."
- ′′Los halcones se lanzan sobre todo lo que se me presenta, bueno o malo, debo entrenarlos a lanzarse a cosas buenas. Son mis ojos!
- ′′Las dos águilas con sus garras hieren y destruyen, debo enseñarles a no hacer daño. Son mis manos."
- ′′Los conejos quieren ir donde quieren, huyen de enfrentar situaciones difíciles, debo enseñarles a estar tranquilos aunque haya sufrimiento u obstáculos. Son mis pies."
- ′′El burro siempre está cansado, es terco, muy a menudo no quiere llevar su peso. Es mi cuerpo."
- ′′La más difícil de domar es la serpiente. Aunque esté encerrada en una jaula robusta, siempre está lista para morder y envenenar a quien esté cerca. Tengo que disciplinarla. Es mi lengua."
- ′′También tengo un león. Oh!
... es orgulloso, vanidoso, se cree el rey. Tengo que domarlo. Es mi ego."
′′Como ves, amigo, tengo mucho trabajo que hacer.
Y tú? En qué estás trabajando?".
Antigua leyenda Zen

sábado, 13 de febrero de 2021

Sanando Pérdidas


El nombre de  grupo de Facebook es Sanando Pérdidas, como todos sabéis.

Pero ¿Qué perdida es la que queremos sanar?

Todo cambio, toda decisión, toda crisis nos lleva a ir dejando atrás una u otra cosa, etapas, trabajos, relaciones, seres queridos, etc..

Todo lo físico tiene un comienzo y un final, y algo tan obvio nuestra mente lo camufla en un sueño que quiere hacer eterno lo efímero de lo físico.

En nuestra ignorancia, dejamos de percibir lo esencial e inmortal en nosotros para entrar en ese sueño que nos hace ver la vida desde una posición defensiva, egoísta y llena de dolor.

Tal como lo siento, la herida que está detrás de tanto dolor, es el sentirnos separados de nuestro Espíritu.

Es no ver el sueño inconsciente en el que nos movemos la mayor parte de nuestras vidas. 

Es no ver los automatismos de la mente. 

Es no ver lo hermoso de estar vivos y quedarnos sólo en ver la vida que nos gustaría vivir. 

Es no ver que estamos en una jaula con la puerta abierta. 

Es no ver el mensaje de luz que hay tras cada experiencia vivida.

Es en definitiva no ver el Amor que somos y el Amor que no rodea...

Qué palabra tan usada y tan llena de sueño egóicos... Amor.

Y sin embargo ese amor enmascarado de apego mundano, es reflejo de ese inmenso Amor que no puede ser pensado, ni sentido, sólo puede ser Vivido, Percibido en los momentos en que salimos del sueño, salimos de pensar nuestra vida y simplemente somos y al Ser, brota de nosotros el Amor impersonal que radia de dentro hacia fuera, que da Fuerzas, Alegría, Paz, Consuelo, Compasión, Lucidez y que Sana realmente con sólo brotar del manantial interior...

Sé que es difícil entender que ese Amor no se puede "sentir", pero vuelvo a recordar que los sentimientos están influidos por nuestra mente y que "percibimos" lo Real de la Vida al desidentificarnos de esos mismos pensamientos y sentimientos que nos producen tanto dolor en nuestras pérdidas y empezar a "ver y aceptar" la vida, como algo hermoso y perfecto, si empezamos a verla con "Los ojos del Corazón" expresión que equivale a percibir la vida desde lo profundo del Ser.

Muchas palabras para intentar transmitir algo que sólo podemos vivirlo y no pensarlo...

¿Y Cual es la paradoja de Vivir desde lo profundo del Ser?

Que al no "pensar la vida" la mente empieza a estar al servicio del Ser y en armonía con él, los sentimientos son expresión pura de ese Amor que ya somos y empezamos a dar los "frutos eternos del Amor". 

Ya no hace falta buscar soluciones, pues brotan por intuición.

Ya no hace falta esforzarnos por trabajar, sino que trabajamos con armonía y lucidez.

Ya no buscamos respuestas, porque con simple silencio "todo está bien".

Ya no buscamos ser comprendidos, porque comprendemos la unidad de todo y ahora sólo mostramos ese descubrimiento en forma de servir a nuestros hermanos.

Ya no buscamos "sanar pérdidas" porque no hay sensación de perdida sino de "Unidad".

Ya no buscamos sanar "dolores mentales", sino que aceptamos el dolor físico y mental, desde la lucidez de la toma de consciencia.

Vivir desde nuestra Esencia, nos convierte en instrumentos del Espíritu, en gotas de un océano luminoso dónde lo dual, se vive desde lo no-dual.

¿Significa que no tendré más cambios o enfermedades o rupturas?

No, todo eso seguirá sucediendo, pues forma parte de la vida, así como siempre tendremos pensamientos y no siempre positivos... Pero lo importante es que todo esto se "Vivirá" con más consciencia, con más ecuanimidad y con más lucidez....

Pongo mis oraciones al vuelo, para que lleguen a vuestros corazones y os den lucidez, paz profunda y comprensión para que sanando nuestra desconexión interior, podamos dar frutos y ser ejemplos de ser simplemente un ser espiritual en una aventura humana...

Bendiciones mil y feliz y lúcido fin de semana!

Vuestro compañero de camino,

Guillermo.