viernes, 5 de octubre de 2018

El Perdón Transpersonal



Hay un perdón exigido por la sociedad y sus sistemas de creencias y hay un perdón que surge de lo profundo del ser.

Si Dios es Amor y nuestra esencia es Amor...¿Qué tiene que perdonar lo que es de por sí puro Amor? ¿Qué ofensas puede recibir el Ser?

Uno de los grandes problemas del ser humano del S.XXI es que extrapolamos y proyectamos hacia el mundo espiritual nuestra forma dual de pensar y sentir, más que en ninguna otra época, pues el continuo ruido mental y el rechazo a todo lo que duele, nos está alienando cada vez más de lo único Real e inmortal..El SER.

¿Crees en el espíritu, intuyes que eres espíritu o sabes que eres espíritu?

El verdadero perdón es proporcional a la respuesta sincera a esta pregunta.

La persona que tiene creencias y no vivencias de su espíritu, perdona a base de autodominio y con gran resistencia. (YO CREO)

La persona que intuye que es espíritu, perdona a base de comprender su humanidad y la de los demás, y aceptarla con humildad. (YO SIENTO)

La persona que sabe que es espíritu, trasciende las palabras y entre ella la de "perdón" y simplemente "observa" con ecuanimidad e infinito amor. (YO SOY)

Y las tres partes del Yo.. Son parte de un único ser, inmortal e irrepetible.

El YO CREO vive en la inconsciencia espiritual, El YO SIENTO vive una semi consciencia espiritual, El YO SOY vive en el ahora espiritual.

El verdadero perdón necesita de los tres yoes integrados y de una actitud interna que los unifique. No se puede vivir siempre en un estado de santidad en un mundo imperfecto como el nuestro, pero sí podemos estar atentos a sus llamados, armonizarnos con ellos y vivir según los valores del mismo.

Estamos aquí para tomar consciencia de nuestra verdadera naturaleza espiritual y expresarla lo más nítidamente que nuestra consciencia humana pueda traducirla. El perdón real nace de esa misma comprensión que puede que dure sólo un segundo humano, pero que nace de toda una eternidad "observando" ell Amoroso Ahora!!

Vuestro amigo y compañero de viaje,

Guillermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario