miércoles, 20 de septiembre de 2017

Homenaje al pueblo Mexicano


Mi homenaje al pueblo Mexicano y a todos los pueblos que sufren por extensión.

Esta foto representa la esperanza, la compasión y el amor que surgen de nuestro espíritu cuando hay una catástrofe que nos afecta a todos. Hoy no hablaré del dolor, del sufrimiento ni de la rabia contenida, que es normal en estas terribles situaciones.

Hoy me concentro en la parte espiritual.

Las flores llenan la silla vacía de la foto, las flores llenan el tiesto que está a su lado y ambas sientan sus raíces en la tierra y la naturaleza.

La Luz ilumina toda la escena…

Las flores simbolizan el amor que llega al que sufre con cada oración, profundo abrazo, escucha sincera, tierna sonrisa, ayuda desinteresada, silencio compartido y un sin fin momentos llenos de “presencia” llenos de nosotros con nuestra consciencia atenta…

Todos somos seres espirituales, seamos conscientes o no de ello. Y es esa misma espiritualidad la que actúa como botiquín de emergencias en cada situación de crisis, aunque nuestra confusa mente no lo capte y más en momentos de profundo shock.

Dicen que el hombre viene a esta tierra para materializar la “espiritualidad consciente” en un cuerpo y que su misión es espiritualizar la materia con sus “obras conscientes”… La consciencia está implicada tanto en la venida, como en el trayecto, como en el regreso.

Cuando ocurren catástrofes que nos afectan a todos, el espíritu sale a la superficie por puro amor y compasión, dejamos de pensar en nosotros mismos y acudimos al amparo del que sufre, consolamos con total sinceridad y ponemos en riesgo nuestras vidas y seguridad en busca de un bien común.

Dejamos nuestro personaje mundano y sale a flote la verdadera esencia del ser humano… AMOR EN ACCIÓN.

Pasados los días, empezamos a caer presos de nuestro ego… nos ponemos el traje del personaje que creemos ser y empezamos a funcionar en automático y la inconsciencia se apodera de nuestras vidas, de la mano del mayor veneno: LA RUTINA MENTAL.

Hemos dejado ese presente consciente, dónde escuchábamos con el corazón y hemos regresado a esos pensamientos de miedo, rabia, competitividad y ese egoísta “sálvese el que pueda”…

Pero, regresemos a la foto y la flores… El sol les dio vida y su luz su hermosura, pues sin ella no podríamos ver su forma.

Nuestro sol interno, ese espíritu inmaculado siempre está ahí, pero depende de lo “conscientes” que estemos podremos movernos por la vida imbuidos por su armonía o no. Así, su luz se vera por nuestros frutos con nuestros hermanos, se verá en cada diálogo, en cada mirada, en cada abrazo…

Las oraciones no se ven, pero nuestras acciones insufladas por su fuerza si.

Por eso en estos momentos tan duros, daros cuenta de ese Espíritu Santo en acción con cada contacto humano inspirador… Esa es la verdadera esperanza de la humanidad, la comunión de las almas en busca del bien común.

Si la gratitud que inunda cada rescate, cada persona ayudada, cada comida compartida, cada cama ofrecida al necesitado… es posible, ¿Qué no podremos conseguir en tiempos de paz y prosperidad?

Aprendamos a ser luz para los demás, iluminando primero nuestros corazones, siendo cada día sinceros y despiertos testigos del Amor de Dios en acción.

Que cada manzana de casas, cada barrio, cada distrito, pueblo o ciudad se unan por el bien común, pierdan el miedo a ser ellos mismos y marchen todos juntos en son de paz, que lo demás llegará por añadidura…

Recibid todos un fuerte abrazo cargado de esa esperanza nacida de la gratitud, la compasión y el amor por el prójimo.. Qué Dios nos bendiga a todos.

Vuestro compañero de sendero interior.

Guillermo.

#tomarconsciencia #terremotomexico

No hay comentarios:

Publicar un comentario