viernes, 8 de enero de 2016

Muerte del cuerpo vs muerte de la persona.




“En su profundo libro El ser y la muerte, el doctor Agustín de la Herrán afirma que debemos distinguir entre la muerte del cuerpo y la muerte de la persona, porque son fallecimientos bien diferentes: hay personas que viven muertas antes de fallecer y otras, las menos, que después de fallecer viven muchos años como referencias o maestros del bien común y del amor universal. Yo, incluso, me atrevería a añadir que es el propio ser humano el que tiene el poder de “hacerse”, de “ser” inmortal por el amor. Quien es el amor, quien siembra en las mentes y los corazones de los demás las semillas de un amor incondicional, no morirá jamás porque el amor-amor no tiene límites ni de espacio ni de tiempo, y se propaga y extiende como la pólvora, de corazón a corazón, de persona a persona”

"La fuerza del Amor" Tierno, Bernabé.

Y añadiría que ese Amor-Amor se lleva siempre en el corazón y conecta al Alma-Alma por medio de la intuición, de tal forma, que la duda desaparece y la fe del conocimiento interior ilumina nuestro ser con la paz que da atisbar la unidad y grandeza del sagrado universo del que formamos parte.

Y como decía Bruno San Marcos:

"Lo sagrado es el respeto a la vida. La espiritualidad es el respeto de lo esencial: amar la vida, amar todas las vidas."

Bendiciones mil.

Guillermo.

Meditación guiada por Thich Naht Hanh



Todos llevamos a nuestra familia en nuestras células...
Preciosa meditación guiada de Thich Nhat Hanh:

"Inspirando, invito a Buda respirar con mis pulmones.
Espirando, invito a Buda a sentarse con mi espalda.

Buda respira, Buda está sentado.
Disfruto de respirar. Disfruto de estar sentado.

Sé que la calidad de la respiración en la respiración de Buda es excelente.
Sé que la calidad de su sentarse es excelente.
Disfruto de respirar. Disfruto de sentarme.

Soy consciente de que mi padre está totalmente presente en cada célula de mi cuerpo.
Invito a mi padre a inspirar conmigo, a espirar conmigo.
Me gustaría invitar a mi padre en mí a sentarse con mi espalda: esta es mi espalda, pero también es su espalda.
Padre e hijo. Padre e hija. Respirando juntos.

Inspirando, me siento muy ligero. Espirando, me siento muy libre.
Papá, ¿te sientes tan ligero como yo? ¿Te sientes tan libre como yo?

Sé que mi madre está totalmente presente en cada célula de mi cuerpo.
Invito a mi madre a inspirar con mis pulmones, a sentarse con mi espalda.
Esta es mi espalda, pero también es la suya.
Madre e hijo inspirando juntos. Madre e hija inspirando juntas.
Madre e hijo espirando juntos. Madre e hija espirando juntas.

Inspirando, me siento muy ligera.
Madre, ¿te sientes tan ligera como yo?

Espirando, me siento muy libre.
Madre, ¿te sientes tan libre como yo?"