martes, 29 de septiembre de 2015

Ser uno mismo ante una perdida... He ahí el dilema!



Ante una pérdida ¿Somos nosotros nosotros mismos o lo que la sociedad quiere?

Ser o no ser, esa es la cuestión... ¿Somos capaces en momentos de shock de sacar nuestra esencia o nos dejamos llevar por el "deberías comportarte así"?

Toda crisis inesperada o esperada, está ahí para que saquemos lo mejor de nosotros mismos y no lo peor... El dolor es natural, el sufrimiento no...

Pero, ¿Cómo sacar en esos momentos nuestra autenticidad, si no lo hemos practicado antes?

Siendo valientes y empezando a reflexionar y meditar con sinceridad, no hay otra alternativa... Lo otro, nos lleva a una perpetua infelicidad, a separarnos de nuestra esencia y secarnos en nuestro propio desierto emocional... Tenemos todo el derecho a recorrer ese desierto, pero si estamos en este grupo es para SER y ser cada día más conscientes, más libres y más felices.

Sólo puedo señalar un camino interior, que no está exento de dificultades, pero que con cada paso sincero, hay una toma de consciencia que nos revela que estamos en el buen sendero...

Ser uno mismo en esencia, nos hará ver el "tú debes" en muchos rostros, en muchos silencios y en muchos murmullos, pero la caricia del Alma y los hechos coherentes con nuestro ser, nos darán las alas necesarias, para poder volar a las alturas de la mente clara y serena, donde el paisaje cotidiano, se llena de oportunidades, de fraternidad y de un amor sincero...

Abrazo tu SER o tu no SER, pues para mi seguimos siendo almas perfectas en busca de Luz... sólo depende de nosotros y de las ayudas que nos llegan desde el plano espiritual, el aceptar nuestra responsabilidad en la manera en cómo reaccionamos o fluimos con los avatares de la vida...

Recibid un fuerte abrazo lleno de Paz Profunda!

Guillermo.

¿Cuál es el momento de crecer?



¿Cuántas veces parecemos vegetales, incapaces de poder movernos del sitio, reaccionando a lo externo con suma precisión, pero sin percibir ni siquiera nuestro propio cuerpo interior...

El ser humano ha perdido la capacidad de percibir los desfases entre el Yin y el Yang y nos acostumbramos a vivir en los extremos.

Tomemos consciencia del polo en el que nos movemos y será el punto de apoyo para poder movernos para equilibrar cualquier situación de la vida.

El cambio consciente produce crecimiento.

Qué la vida interior nos ayude a percibir la vida con humildad, paz y mucho Amor, para seguir creciendo como seres humanos y dar frutos.

Recibid un fuerte abrazo lleno de crecimiento interior!

Guillermo.

lunes, 14 de septiembre de 2015

RECICLANDO EMOCIONES.


La paradoja del reciclaje está en nuestra forma de vivir hacia fuera y hacia adentro.
Nos preocupamos cada vez más por reciclar nuestros residuos para poder re-aprovecharlos, los clasificamos y cuando el cubo está lleno nos acercamos al contenedor correspondiente según sea vidrio, cartón o plásticos.
Pero con los pensamientos y sentimientos residuales, caducos y que ya han agotado su sentido de ser, los llevamos siempre junto a nosotros... Su simple "olor" nos irrita, amarga y en vez de reciclarlos, enmascaramos su olor con los perfumes de la distracción, hasta que el olor es tan evidente para nosotros y nuestro entorno, que tomamos la decisión de enterrarlos de golpe.
¿Por qué en vez de enterrarlos, no los reciclamos?
Esos pensamientos y emociones podemos reciclarlos y ahorrar así a la naturaleza humana un montón de energía desperdiciada, congestionada y apresada en tensiones corporales, que degeneran en atrofia de órganos, vísceras y sistema músculo-esquelético, entre otras cosas.
¿Cómo reciclarlos? Pues siguiendo el ejemplo de lo que hacemos con los residuos materiales.
Primero tenemos que aprender a distinguir los diferente tipos de residuos.
Empezamos a percibir los residuos corporales en forma de tensiones y una vez localizadas, utilizar la relajación para desbloquear esas áreas. Este reciclaje nos proporciona consciencia corporal.
Luego observaremos los pensamientos repetitivos, que generan emociones y energía de desgaste y baja vibración, y aprenderemos a no juzgarlos, sino que simplemente los dejaremos ir y nos focalizaremos en los que están en armonía con el sentido más elevado al que podamos aspirar. Este reciclaje proporciona consciencia emocional.
Por último, la paz mental nos proporcionará paz corporal y el espíritu liberado de la identificación corporal y mental, se llena de las emociones propias de la naturaleza más elevada del ser humano, como la compasión y el amor. Este reciclaje nos proporciona consciencia espiritual.
La pregunta que ahora lanzo al aires es: ¿Dejaremos entrar en nuestros hogares toda esa basura o nos haremos responsables de ella y la reciclaremos?
El ciclo de la vida, esta hecho para que reciclemos todo lo que nos da la vida, lo transformemos y cuidemos la naturaleza del planeta interno y del externo...
Un cubo de reciclaje es pequeño... no pesa mucho, porque sino no podríamos levantarlo y llevarlo al contenedor... No acumulemos tanta basura emocional, mental y física y con la atención consciente, tiremos rápidamente esos desechos a reciclar...
¡Qué bien se siente uno cuando la casa está limpia!... Y Qué bien se siente uno cuando este templo del Alma llamado cuerpo, está cumpliendo con su cometido de:
"Espiritualizar la materia y materializar la espiritualidad."
La basura, es abono una vez reciclada con claridad y distinción... Recordemos esto y el ecosistema humano volverá vivir en armonía con las leyes divinas y naturales.
Recordemos que todo lo que vivimos, tanto lo agradable como lo desagradable, puede no ser reconocido sino hasta más tarde, como un apoyo para alcanza la meta de la vida...
Os envío un abrazo lleno de la Paz Profunda que llega tras cada reciclaje interior!
Vuestro amigo y compañero de viaje,
Guillermo.