viernes, 10 de abril de 2015

La muerte: Mi boda con la eternidad.



Escuchad palabras sabias del que ha muerto en vida al espejismo que nos separa de la eternidad...

Tal paz y conocimiento interior hacen de la llamada muerte una transición de la consciencia, pues la muerte no es lo contrario de la vida sino del nacimiento....

Recordemos quienes somos realmente y viviremos el nacimiento y la muerte desde el punto que une a los opuestos y que nos muestra un tercer estado lleno de armonía, vida y paz...

Qué todos los que caminamos sobre el recuerdo de nuestros seres queridos, seamos capaces de alegrarnos algún día de poder entrar conscientemente en la Luz que ya somos y así comulgar con ellos y abrazar la verdadera fraternidad espiritual de la que ellos son ahora plenamente conscientes y nosotros sólo en los momentos en que la paz del alma se filtra por las rendijas que el silencio causa en la mente... 

Bendiciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario